Archive | mayo 2013

La belleza encerrada. Museo del Prado

Mañana, día 21 de Mayo, el Museo del Prado inaugura una exposición que titula ” la belleza encerrada”.
Son 281 obras las que se exponen, muchas de ellas de pequeño formato. Estos lienzos proceden de diversas salas, y otros han sido sacados de los fondos del Museo, de otros museos, de iglesias, de colecciones….

La comisaría de la exposición , Manuela Mena (Jefa de Conservación del siglo XVIII y Goya) dice
Nuestra propuesta anima a mirar desde otra perspectiva, descubrir secretos ocultos y poner en relación las obras porque el arte es siempre distinto”. Y es que aquí las obras aparecen sin cartelas, con un montaje especial para poder apreciar los detalles, la belleza del lienzo…..
Manuela Mena señala también : “el visitante puede aprender cronológicamente la historia del arte, la sucesión de las escuelas, la confrontación entre Norte y Sur, entre españoles e italianos»y “un conocimiento de las técnicas que se van sucediendo y que son muy diferentes de unos lugares a otros», con obras sobre tabla, lienzo, pizarra, cobre, hojalata o soportes especiales de vidrio.”.

Aquí va una pequeña muestra de lo que muy pronto podremos contemplar, y que no podemos perdernos.

20130520-110408.jpg

20130520-110425.jpg

20130520-110440.jpg

20130520-110455.jpg

20130520-110506.jpg

20130520-110519.jpg

20130520-110530.jpg

20130520-110542.jpg

20130520-110554.jpg

20130520-110608.jpg

20130520-110617.jpg

El despertar de la señorita Prim

20130502-170245.jpg

Acabo de terminar de leer “El despertar de la señorita Prim” de Natalia Sanmartin. He disfrutado enormemente con su lectura. Se trata de un libro de lectura ágil,con diálogos inteligentes, referencias literarias, e ideas que te hacen pensar. Todo esto unido a una trama pseudoromántica hace que sea una delicia su lectura.

20130502-223547.jpg

Os copio a continuación algunos párrafos de un artículo escrito por Adolfo Torrecilla, crítico literario, que ha publicado en Aceprensa .Me parece que analiza magistralmente la novela.

Prudencia Prim ha decidido abandonar su absorbente empleo en una empresa para aceptar un puesto de bibliotecaria en un sencillo e imaginario pueblo, San Ireneo de Arnois. Ha sido contratada por el Hombre del Sillón para que ponga orden en su extensa biblioteca. En San Ireneo vive en casa de su jefe, un hombre muy culto, experto en lenguas muertas, que se encarga de educar personalmente a sus cuatro pequeños sobrinos, hijos de una hermana fallecida. Sus métodos pedagógicos no tienen nada que ver con los actuales; tampoco los contenidos ni las materias que estudian, donde la lectura de los clásicos ocupa un lugar primordial.

20130502-230928.jpg

Pero no son solo los niños los que llaman la atención a Prudencia: todos los habitantes de San Ireneo viven de una manera muy distinta a como ella misma vivía en la capital. San Ireneo es un refugio (“pequeño reducto para exiliados de la confusión y agitación modernas”, dice uno de los personajes); de manera especial, la autora denuncia algunos valores políticamente correctos muy asentados en la actualidad. Esta actitud de rechazo incluye una inteligentísima crítica de la educación que reciben los niños y jóvenes actuales

20130502-231241.jpg

Poco a poco Prudencia empieza a relacionarse con los habitantes del pueblo y a descubrir las claves de su estilo de vida. La señorita Prim se siente muy atraída por el Hombre del Sillón, “un converso del escepticismo”, con el que mantiene no pocas escaramuzas dialécticas en las que se enfrentan dos caracteres distintos y dos visiones antitéticas del mundo. …..

….se critican algunos aspectos negativos de la educación contemporánea, del mundo del trabajo, las relaciones humanas, la cultura, la sensibilidad, el sentimentalismo, la diferencia entre hombres y mujeres y el concepto de matrimonio en las sociedades modernas. Estas críticas no se ciñen a ningún país en concreto, sino que la autora quiere cuestionar tópicos y valores muy extendidos de la cultura occidental. Por otra parte, se alaba la necesidad de construir un mundo más humano, auténtico, verdadero y religioso.”(Adolfo Torrecilla. Aceprensa.com

20130502-231733.jpg